La activista que empoderó a trabajadores e inmigrantes

La Esquina.

Dolores Huerta visitó Louisville, Kentucky, y estuvo presente antes y después de la proyección del documental que lleva su nombre. Una de las salas del Speed Museum tuvo un lleno total. Entre estadounidenses, latinos y descendientes de estos así como afroamericanos disfrutaron la proyección que fue producido por Peter Bratt y Carlos Santa.

Dolores luce una mujer dócil, pero en el momento de defender los derechos de los trabajadores su fuerte carácter obligaba a empresarios sin ética laboral a cumplir sus contratos y apegarse a las leyes laborales de Estados Unidos. “De a poquito a poquito se llena el buche”, una de sus tantas frases que pronunciaba en sus discursos para mejorar las condiciones de los trabajadores del campo.

La familia de Huerta siempre exigió mejores condiciones para los trabajadores. Juan Fernández, el padre de Dolores fue activista sindical en Nuevo México, se dedicaba a trabajar en el campo y en las minas.

La activista explica que sus padres le inculcaron a ser solidarios con las demás personas, “aprendí a ayudar al prójimo y a las personas con necesidades sin esperar ninguna gratificación”, añadió.

Dolores aprendió a tocar el violín, le gustaba la danza, estudió Educación en la University of Pacific´s pero cuenta que siempre fue objeto de racismo, pero nunca se dejo intimidar, al contrario, afirma que se siente orgullosa de sus raíces.

Dolores Huerta comentó “que se debe cambiar la forma en que se educa a las mujeres, se debe empoderar a las mujeres, no se tiene que pensar que las mujeres son dominadas y manipuladas en diferentes niveles, somos seres humanos con muchos talentos, no nos educan a ser fuertes”. Sus discursos motivaron a las generaciones pasadas y motivó a las personas a que todo es posible. A Dolores Huerta se le atribuye la consigna más famosa de últimos tiempos: Si se puede!

Dolores Documental se presenta este domingo 7 de enero a las 3 de la tarde en el Speed Art Museum.

La Esquina conversó por algunos minutos con la activista en un restaurante de la ciudad, gracias a la invitación de de las organizaciones que le invitaron a visitar Louisville. El documental fue gracias al apoyo de ACLU-KY, Mijente Louisville, Jefferson County Chapter of Kentucky of The Commonwealth.

Cuál es su impresión de la comunidad latina en Estados Unidos respecto al tema político

Muchos cambios, no sólo en lo laboral, sino también en la participación política nacional. La participación de la mujer es más evidente ahora, falta mucho por construir, pero pensando positivamente los cambios son significativos. Es difícil, pero no imposible, afirmar que debemos trabajar conjuntamente. Latinoamérica es tan diversa, en acentos, costumbres, perspectivas y formas de ver la vida ante la coyuntura económica y política. Hay mucho trabajo por hacer, los adultos deben ceder espacios a las nuevas generaciones porque de lo contrario quedaremos estancados.

Cuándo participó por los derechos de los trabajadores años atrás en los campos agrícolas, a qué tipo de retos de enfrentaba

Siempre se tiene el reto de ser mujer. En aquella época fue difícil, era otro tiempo, las mujeres teníamos que ganarnos los espacios, pero la vida requiere trabajo constante y tener claro los objetivos. Trabajar para los demás es una constante.

Cuál es su impresión de visitar Louisville.

Me siento muy bien recibida. Cuando me invitaron para venir a Kentucky, pensé que solo estadounidenses blancos vendrían a ver el documental. Pero no fue así. Me alegró mucho ver una comunidad latina organizada y distintas, también me alegro mucho ver afroamericanos y estadounidenses integrados con nuestra comunidad. Me llevo una muy buena impresión, ayer la discusión después al finalizar el documental fue enriquecedora, siempre se aprende algo nuevo, siempre.

Qué piensa del actual presidente estadounidense

Una vergüenza. Pienso que debemos pensar mejor nuestro voto, no debemos aislarnos debemos abrirnos a otros y nuevos espacios.

Cómo debería enfrentar la comunidad latina en estos tiempos.

La única vía consistente es a través del voto. Los latinos que pueden votar, deben escoger mejor a sus autoridades locales, luego estatales y nacionales. Es bueno salir a las calles para manifestar y mostrar nuestro descontento, pero el voto es vital para exigir cambios, las personas que no pueden votar pueden influir en aquellas personas que sí pueden hacerlo!!.