Los Pétalos de Abundancia de Constanza Granados Rueda.

El Andén.

La artista colombiana presenta su primera exposición en Estados Unidos que lleva por título The Petals of Abundance (Los Pétalos de Abundancia) pinturas en óleo y acrílico la cual se presentará en Wayside Christian Mission en el interior del Hotel Louisville en 120 West Broadway, SE esquina con 2 calle y Broadway Street, este viernes 5 de enero a partir de las 5 a 8 de la noche. La exposición de Constanza Granados Rueda estará abierta al público hasta el 28 de este mismo mes. En la exhibición se ofrecerá música clásica.

Constanza Granados nos muestra su arte en una entrevista que realizamos en su residencia.

La Esquina conversó con Granados para conocer su obra. La artista dibujó los murales que se encuentran dentro de La Casita Center, una organización comunitaria que apoya a la comunidad inmigrante.

¿Cómo inicio con la pintura?

Desde pequeña, las cosas del arte, la música y pintura, todo lo que tiene que ver con el universo, siempre me gustó, algo me dijo por dentro que ese era mi mundo. Cuando yo comencé a pintar, inicie haciendo dibujos, recuerdo que hice mis propias mantras, yo ni sabía que se llamaban así, siempre que tenía acceso a un papel y lápiz o colores, pintaba algo, -recuerdo lo primero que pinté-, fue la figurita de un venado, de color amarillo, y cada vez que veo a los cartelitos amarillos por las carreteras de Kentucky recuerdo ese primer dibujo que hice.

Cuando tengo un tiempo libre en mi trabajo, sobre todo en los descansos aprovechó para pintar y escribir, es una forma de descansar.

Recuerdo que compraba carboncillo y me ponía a dibujar;  dibujaba y dibujaba hasta que llegará las 3 de la mañana y así se me quitaba el cansancio y sobre todo el estrés, luego veía lo que pintaba, entonces podía dormir en paz, me podía calmar del mundo exterior.

Hoy en día pintar, (mmm piensa por un momento Constanza).. creo que no sé, sólo sé que debo aprender mucho, tengo muchos amigos artistas y siempre estuve vinculada con el arte, por algunas razón, la vida me transportaba por la música, el arte, el teatro, porque algunas veces me dieron algunas clases de teatro, cuando tenía 17 años, son mundos que pude conocer, fue para abrirle las puertas al universo para hacer lo que a mí me gusta.

¿Cuándo pinta, a dónde va su mente?

Mi mente viaja a tantos sitios. Recuerdo un día que vi Craft Fish, quería saber cómo era el mundo de ese animalito, soñé que era un mundo de colores, al día siguiente dibuje lo que había soñado y plasme con colores el mundo del pez. El mundo tiene muchas cosas por descubrir desde otra perspectiva.

¿Por quién es influenciada en su arte?

En mi mente he tenido algo muy claro, que no me gusta copiar a nadie, nunca he cogido otra pintura para copiar su estilo, un amigo artista y músico que se llama Camilo Serrano me dijo: –lo mejor que usted puede hacer es no ver pinturas de nadie, para que pueda sacar su  propio mundo-. Pienso que comienzo una obra a partir de lo que veo, siento y exploró. Nunca veo algo y lo voy copiando, no me parece lógico, la imaginación es capaz de ir más allá. No quiero copiar, quiero ser yo. Todos somos únicos.

Si estoy triste o simplemente en un estado de paz completamente, de eso quiero que se empape el lienzo, porque al escribir también se puede hacer eso, el papel empapa con lo que uno siente, entonces siempre he tratado de hacer eso. No sé si al ver al mundo de una forma más profunda los seres humanos podemos ser más sensible, creo que yo soy la mata de la sensibilidad y mis hijos son sensitivos y sensibles, sensibles al tacto al oído, su visión absorben todo aún cuando no lo están viendo. Mis hijos tienen todos los talentos del mundo, todo lo que he hecho en la vida mis hijos son ese fruto que está floreciendo. Entonces mi mayor logro, mi hijo Sergio, tiene muchos talentos (Constanza se pone triste por un momento).

¿Qué temas le gusta dibujar más?

Me gusta el cielo, el mar, me gusta mucho el espacio y los animales, a los humanos no he podido dibujarlos o dibujarlas, quizá podría hacerlo, pero creo que no es el momento de dibujar humanos, creo que puedo dibujar almas humanas, en algunos cuadros quedan dibujados, ojos, pensamiento, algunas palabras o sentimientos, muchas veces cuando uno es tan sensible y conoce a personas que de una alguna forma le han marcado el alma, el corazón; uno las deja inmortalizadas en las obras, a veces yo digo: yo no soy la que pinta, es mi subconsciente el que pinta, uno tiene una imaginación impresionante y yo no voy a dejarla nunca.

Constanza nunca realiza un boceto, la artista pinta directamente en el lienzo y las ideas van fluyendo.

 

¿Cómo le ha ayudado la pintura como inmigrante en Estados Unidos?

Ha sido un proceso de crecimiento. Cuando empecé a pintar con óleos y acrílicos mis hijos tenían seis meses de nacidos, aquí no deje morir la pintura, me ayudó a depurar muchas cosas cuando llegué a Estados Unidos, sé que muchas personas que son migrantes, no pueden hacer cosas que les gustan porque tal vez no está a su alcance, gracias a Dios yo he podido hacerlo, aún cuando no tengo trabajo y aún no teniendo posibilidades. Gracias a la pintura no tendría idea de lo que estaría haciendo.

Creo que a veces nos encerramos en un cascaron, la energía se acumula y acumula, ésta se va a algún lado y el día que explota: es terrible, no solo para esa persona sino para el mundo entero, esta energía lo reciben las personas que están alrededor, si no hubiese tenido este escape de la pintura, entonces me hubiese deprimido. El arte es como una estrella que explora y saca esas energías se convierte en un enorme diamante, ahí es cuando se da el brillo final, las personas deberían tener esa clase de terapia, a parte que es mi vida, uno en la vida tiene que hacer lo que le gusta para ser feliz y si hace lo que no le gusta, entonces hágalo con amor.

A mis hijos les encanta pintar también, les he motivado a que lo hagan hasta ahora, ayuda mucho en lo espiritual como artísticamente, es como el proceso de las langostas; cuando las langostas  se sienten estresadas e incómodas, se esconden debajo de las piedras para quitar la caparazón y luego crecen y así lo hacen durante toda su vida, el estrés de los depredadores los hace ir y quitar la caparazón para crecer, los problemas y el estrés que sienten las persona, no es porque sea todo malo, esto le ayuda a quitarse esas caparazones y esto ayuda para que su alma crezca, para que su conciencia se libere y sea completamente libre, quitarse cargas sentimentales y laborales, hace que el estrés sea la caparazón que uno se quita como las langostas.

La artista sudamericana descubrió en su natal Colombia que la pintura era lo suyo.

Además de pintar, qué otra actividad artística le gusta

Me gusta escribir, fue lo primero que empecé a hacer. Cuando tengo tiempos de soledad, cuando sentía rabia o impotencia por no poder hacer algo por alguien; el escribir me sirvió para desahogarme, es como plantar esa matica (semilla) que se va poco a poco cuidando.

Cuando uno va haciendo lo que le gusta hacer en esta vida, creo que lo único que se tiene que hacer es alimentarlo, yo soy como las tortugas, de a poquito a poquito, antes era como las liebres y me he dado cuenta que no siempre se avanza.




Comments

  1. Esteban

    Gracias Luis de Leon y Constanza por estas reflexiones. Me encanta los imagenes que cree Constanza! Que belleza de espiritu lleva ella!

    1. Post
      Author

Comments are closed.